Víboras… DE MI PASO POR LA RADIO AL: ¡¡GUSTAVO, GUSTAVO, GUSTAVO!!

Vienen a mi memoria grandes y gratos recuerdos en mi paso por la radio de Puerto Vallarta y hasta donde las ondas herzianas llegaban.
Hace muy pocos días me encontré con Gustavo González Villaseñor, que fue presidente municipal de Puerto Vallarta, pero para mí fue mucho más que eso… fue mi maestro en la radio, junto con Luis Alberto Alcaraz.
EL REFERENTE
Juntos aprendimos que un grito desesperado, se convirtió en un bit… ¡Gustavo, Gustavo, Gustavo! Primero fue un la desesperación y después se convirtió en un sello. En 1996, nació ese grito.
Poca gente sabe que el nombre de Gustavo nació cuando en una ocasión se me traspapelaron las hojas en las que tenía escrito mis apuntes, pues yo me comunicaba por teléfono para darle el reporte de las incidencias del día anterior o de la madrugada.
LOS AÑOS MARAVILLOSOS
Eran los años maravillosos que trasmitía su programa en La Explosiva 590. Casi todas las mañanas nos reuníamos para desayunar y preparar el siguiente programa.
Ahí conocí a Susana Carreño, recién desempacada de Ciudad Juárez, aunque también trabajo para la administración de Fernando González Corona; a Héctor Jiménez León, que fue el primer gerente de la estación y a muchas personalidades más.
A PARRA
En una ocasión desenterraron a un tipo en unos edificios que se encuentran en la calle Emiliano Zapata y trasmitía en vivo para el noticiario, pues casi me vomito por la acción. Obviamente los taxistas que siempre estaban pendientes de lo escuchaban se dieron cuenta de la acción.
CUANDO FUI A BOCA NEGRA
Como se dieron cuenta de otra: en cierta ocasión me alertaron que en el callejón Bocanegra, en Marina Vallarta, habían apuñalado a una persona, por lo que decidí trasladarme a ese punto en medio del programa.
Le dije a Gustavo, te quedas pendiente por si algo sucede, mientras el programa seguía su curso.
Como las instalaciones estaban muy cerca en la misma marina, pues fue sencillo trasladarme.
LA MENTADA A GUSTAVO
Después de darle el reporte a Gustavo y de describirle la escena de lo que pasaba en realidad. Le pregunté a Gustavo si tenía alguna pregunta.
Gustavo siempre se quitaba los audífonos y me dejaba hablar y cuando ya tanteaba que iba a regresar a regresar al aire decía yo:
–Alguna pregunta… Gustavo.
Obviamente, pues lo había agarrado fuera de base y me dijo:
-Pregúntale como se siente…
Me preguntan en cabina que como se siente… la respuesta no se hizo esperar, del tipo herido con cuchillo ni se hizo esperar
-“Chinga tu maaaadre”, lo cual se escuchó por todo lo ancho de las ondas herzianas.
–“Ahí tienes la respuesta a tu pregunta –le dije a Gustavo.
SE POPULARIZÓ
Como era de esperarse muchísimos taxistas cuando nos vieron salir de la radio le dijeron al locutor: “Chinga tú madre Gustavo”.
Gustavo la era un locutor consumado que había sido dirigente del PRI, del Sindicato de la Industria de la Radio y la Televisión (STIRT), al lado de don Netzahualcoyot de Vega, pero hacer un programa diario le hizo reforzar el cariño que la gente sentía por el de la “Voz de Oro”.
DESPUÉS DE…
Después de Gustavo González Villaseñor, llevo José “el Chino”Cruz, Jéssica Sánchez, Tito Tejeda , José Luis Pérez Robes “El Bibi”; Chano Esparza, Miguel Ángel Cueto, Jimmy Navarro, Sergio Ortiz, El Charal, El Manotas, el Peque Barrón, Juan Carlos Sandoval, Paco Quiñones y Pepe Botello.
CHARROS Y LOCUTORES
Me faltan muchos por nombrar como Evaristo Tenorio, Carolina Gómez Aguiñaga, Mauricio Lira Camacho, Enrique Berzunza Meza, Paco Pérez mi apreciado Luis Carlos Mendiola Lamas, en fin, tantos amigos míos que pasaron por la radio como Héctor Colin, Paz Fuentes, en fin.
A todos ellos ayer que fue su día muchísimas felicidades, al igual que los charros de Puerto Vallarta especialmente a los de Hacienda Serena.
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí